Camino olvidado o camino viejo

"Más vale camino viejo que sendero nuevo"

Un poco de historia ...

El Viejo Camino de Santiago, una de las primeras rutas documentadas en la tradición jacobea, conecta las localidades de Bilbao y Villafranca del Bierzo. El trazado, en sus 637 kilómetros de recorrido, discurre por una orografía accidentada aunque no excesivamente compleja

La situación de los reinos cristianos hizo que este conjunto de caminos, una de las más antiguas rutas, fuera relativamente frecuentada entre los siglos IX y XII. El intrincado itinerario costero y la peligrosidad de los caminos de la meseta, por los continuos ataques de las tropas musulmanas lo convirtió en una alternativa segura. Permitía, tras atravesar la cordillera pirenaica o cantábrica, seguir hacia la baja montaña, por un terreno sinuoso y de dificultad media. Una vez que las tierras llanas de la Meseta Norte fueron reconquistadas, los reyes de Navarra y de Castilla y León promovieron el uso de una ruta situada más al sur, para facilitar el tránsito de los peregrinos y también el comercio, impulsando así el Camino Francés en detrimento del Viejo Camino de Santiago.

Desde los Pirineos, y empleando en muchos tramos antiguas calzadas romanas, esta vía llegaba a tierras burgalesas, pasaba por el sur de Cantabria, cruzaba la montaña palentina y leonesa hasta alcanzar El Bierzo. Desde aquí, se encaminaba hacia Galicia.

El recorrido parte desde Bilbao y pasa por localidades como  Balmaseda, Espinosa de los Monteros, Arija, Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Guardo, Cistierna, Boñar, La Robla, Cacabelos y Villafranca del Bierzo. Existe también otro punto alternativo de salida, la ciudad de Pamplona. En este caso, se continúa por Alsasua, Salvatierra, Vitoria, Frías, Oña y Sedano para llegar a Aguilar de Campoo. A lo largo del camino, existen numerosas variantes por las que se puede optar en las distintas etapas. En todo caso, son muchos los atractivos que presenta, con bellos paisajes, interesantes restos históricos y auténticas joyas del arte románico, además de otras construcciones de estilo gótico, renacentista o barroco.

Posiblemente, este es uno de los caminos más antiguos de cuántos pasan a través de nuestra geografía y, pese a caer en desuso, nunca fue olvidado.

Este legendario camino entra en la región del Bierzo desde la región de leonesa de Omaña y evita la imponente silueta del monte Catoute por Campa de Santiago, allá donde nace el río Boeza.

El aire se convierte en brisa suave hasta llegar a las Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, la localidad con el nombre más largo de España. Un sitio histórico Declarado bien de interés cultural. Hay un catálogo maestro de la arquitectura tradicional y sus calles son un estímulo permanente a los sentidos, ya que conserva magníficas muestras de valor etnográfico incontable.

Dejando este museo al aire libre, la carretera conduce a una naturaleza cambiante en cada estación del año, por su generosidad hace que en este hábitat se encuentre cientos de especies de plantas, alcanzando cerca del pantano de Bárcena después de cruzar los pueblos Igüeña, Quintana de Fuseros, Cabanillas de San Justo, San Justo de Cabanillas, Labaniego, Arlanza, Losada, Rodanillo, Cobrana y Congosto. Desde aquí es necesario rodear el embalse, no pudiendo visitar los pueblos hundidas a mediados del siglo pasado.

A pocos kilómetros se llega al camino francés, pero la belleza del viaje, el calor de la gente y la sensación de tranquilidad vivida, nos dejan una profunda impresión en el corazón al sentirnos los protagonistas del nacimiento de un camino genuino.

El Camino Olvidado  se encuentra actualmente señalizando y acondicionado para aquellos peregrinos que se decidan a recorrerlo. Pese a haber dormido en el olvido durante siglos, este recorrido mantiene su vocación de hospitalidad al caminante. Por ello, en las localidades por las que atraviesa en El Bierzo Alto existe una amplia oferta de alojamientos rurales, restaurantes, mesones, bares o tiendas de alimentación para atender las necesidades del viajero.  Igualmente los ayuntamientos y Juntas Vecinales están ofreciendo la posibilidad de pasar noche a los peregrinos en alguna de sus dependencias públicas.

Si quieres dejar un comentario, este es tu lugar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Necesitas ayuda?
Powered by

Send this to a friend